PICD – INVENTARIO DE PERSONALIDAD PARA LA CIE-11

160$USD

PICD – INVENTARIO DE PERSONALIDAD PARA LA CIE-11

Categoría:

Descripción

PICD

INVENTARIO DE PERSONALIDAD PARA LA CIE-11

 

SOFTWARE CORRECTOR


ENVIO GRATIS POR EMAIL!!!

– FORMATO DIGITALIZADO-

-SE ENVIA MEDIANTE LINK DE DESCARGA-

ILIMITADO EN USOS

ILIMITADO EN INSTALACIONES

 

✅✅SOFTWARE CORRECTO ✅✅

NO REQUIERE INSTALACION


60 ítems que se agrupan en 5 escalas de 12 ítems cada una:

desapego, anancastia, disocial, afectividad negativa y desinhibición.

El PiCD es una medida de autoinforme de 60 ítems puntuados en una escala de Lykert de cinco puntos (1: muy en desacuerdo, 5: muy de acuerdo).

El PiCD es una medida de autoinforme de 60 ítems puntuados en una

escala de Lykert de cinco puntos (1: muy en desacuerdo, 5: muy de acuerdo).


Anancastia

Estado psicopatológico en el que determinados pensamientos vuelven inevitable y repetitivamente al sujeto, o cuando este realiza determinados actos, aunque los considere innecesarios o absurdos.


Por qué necesitas comprender el último

rasgo de la personalidad: anankastia

 

Una nueva investigación sobre trastornos de la personalidad resalta el papel único de la anankastia.

Cuando la mayoría de la gente piensa acerca de los trastornos de personalidad, usan nombres de categorías como “limítrofe”, “narcisista” o “psicópata.” Estos nombres de categoría son parte del sistema de nomenclatura diagnóstica convencional utilizado en los Estados Unidos y Canadá, conocido como el Manual de Diagnóstico y Estadística de Trastornos Mentales, o DSM-5 (que representa la quinta edición).

Sin embargo, incluso cuando el DSM-5 estaba siendo completado hace casi una década, los expertos en trastornos de la personalidad desafiaron este enfoque convencional, argumentando que las personas no vienen en categorías ordenadas agradables. En cambio, estos críticos sostienen que las personalidades de las personas se entienden mejor como un conjunto de cualidades o rasgos continuos. No se puede segmentar una cualidad tan compleja como el comportamiento humano en unidades discretas, según este punto de vista, porque las personas simplemente no están construidas de esa manera.

Como señalan Johannes Stricker y sus colegas de la Universidad Heinrich Heine Düsseldorf (2022) en un nuevo estudio, no solo hay serias críticas al marco del DSM-5, sino que la Organización Mundial de la Salud (OMS) incluso ha abandonado por completo las categorías de trastorno de personalidad. La Clasificación Internacional de Enfermedades 11a Edición (CIE-11) reemplaza las categorías con “un modelo innovador de trastorno de personalidad” basado en cómo un individuo clasifica en cinco “dominios de rasgos de personalidad maladaptiva”.

LOS PUNTOS CLAVE

  • La opinión de que los trastornos de la personalidad se clasifican en distintas categorías sigue siendo cuestionada por expertos en la materia.
  • La investigación identifica el papel crítico de la anankastia en la renovación de esta visión de los trastornos de la personalidad.
  • Al ir más allá de las categorías y las dimensiones, puedes tener una visión más precisa de lo que va mal en los trastornos de personalidad.

Cuando la mayoría de la gente piensa acerca de los trastornos de personalidad, usan nombres de categorías como “limítrofe”, “narcisista” o “psicópata.” Estos nombres de categoría son parte del sistema de nomenclatura diagnóstica convencional utilizado en los Estados Unidos y Canadá, conocido como el Manual de Diagnóstico y Estadística de Trastornos Mentales, o DSM-5 (que representa la quinta edición).

Sin embargo, incluso cuando el DSM-5 estaba siendo completado hace casi una década, los expertos en trastornos de la personalidad desafiaron este enfoque convencional, argumentando que las personas no vienen en categorías ordenadas agradables. En cambio, estos críticos sostienen que las personalidades de las personas se entienden mejor como un conjunto de cualidades o rasgos continuos. No se puede segmentar una cualidad tan compleja como el comportamiento humano en unidades discretas, según este punto de vista, porque las personas simplemente no están construidas de esa manera.

Como señalan Johannes Stricker y sus colegas de la Universidad Heinrich Heine Düsseldorf (2022) en un nuevo estudio, no solo hay serias críticas al marco del DSM-5, sino que la Organización Mundial de la salud (OMS) incluso ha abandonado por completo las categorías de trastorno de personalidad. La Clasificación Internacional de Enfermedades 11a Edición (CIE-11) reemplaza las categorías con “un modelo innovador de trastorno de personalidad” basado en cómo un individuo clasifica en cinco “dominios derasgos de personalidad maladaptiva”.

¿Cómo se vería un nuevo método de diagnóstico?

Vale la pena pensar por un momento en este nuevo enfoque general de los trastornos de la personalidad y por qué es importante. Comienza imaginando o recordando de tu propia experiencia el comportamiento de alguien técnicamente considerado como un “narcisista” (es decir, una persona que es diagnosticada con trastorno narcisista de la personalidad). Este individuo puede parecer explotador y engrandecido, buscando formas de ocupar el centro de la atención de todos los demás. Esos comportamientos podrían desviarse hacia el territorio de estafar a la gente para salirse con la suya. Sin embargo, ahora piensa en alguien que sería etiquetado como un “psicópata.” ¿No son también explotadores? Si las personas de dos categorías distintas comparten una calidad muy básica, ¿por qué terminan en cajas de diagnóstico diferentes?

Si en lugar de categorías, se utilizaran los cinco dominios de rasgos inadaptados, las personas que trabajan en el campo de la salud mental podrían desechar por completo el antiguo sistema DSM-5. La pregunta es ¿qué cinco usar? Una posibilidad se deriva del Modelo de Cinco Factores (FFM), una teoría de la personalidad bien aceptada que propone que la personalidad cae en las cinco áreas de neuroticismo, extraversión, apertura a la experiencia, amabilidad y escrupulosidad. Sin embargo, los investigadores alemanes se preguntaron si el FFM, ya que se había desarrollado para medir la personalidad “normal”, podría proporcionar un ajuste exacto a los dominios de rasgos del CIE-11.

Introduciendo la Anankastia

A diferencia de la FFM, entonces, los rasgos del CIE-11 deben explicar los comportamientos inadaptados que se ven en las personas con trastornos de personalidad. Desarrollado por investigadores anteriores (Oltmanns y Widiger, 2018), un nuevo instrumento llamado PiCD (Inventario de Personalidad para el CIE-11) renombra muchos de los rasgos del FFM en términos más consistentes con la psicopatología. Sin embargo, no se traduce fácilmente desde la misión. Este es el rasgo conocido como anankastia. Derivado de la palabra griega anankastikos, que significa “compulsión”, el ICD lo usó como base para el trastorno de personalidad anankástico, conocido en el DSM-5 como trastorno de personalidad obsesivo-compulsivo.

Según lo definido por los desarrolladores del PiCD, “los rasgos en este dominio [anankastia] incluyen el perfeccionismo, la perseverancia, la restricción emocional y de comportamiento, la terquedad, la deliberación, el orden y la preocupación con las siguientes reglas y el cumplimiento de las obligaciones” (Oltmanns y Widiger, 2018). Aunque este conjunto de cualidades podría recordarte la conciencia, no encajan perfectamente en ese rasgo generalmente adaptativo, ni siquiera en su opuesto. En su núcleo, los autores continúan señalando, que implica “un enfoque estrecho en el control de…comportamiento para asegurar que las cosas se ajustan al ideal particularista del individuo”.

Poniendo a prueba la superposición entre estos dos conjuntos de rasgos de personalidad, Stricker y sus colegas reclutaron una muestra en línea de 480 adultos alemanes (edad media de 32 años) para completar tanto una medida derivada de la misión como del PiCD.

De hecho, las conclusiones respaldaban la existencia de cierto solapamiento entre puntuaciones en cada una de las respectivas escalas de las dos medidas. Sin embargo, la misión no pudo incorporar anankastia. A pesar de compartir algunas de las características de la conciencia, anankastia conservó su contribución única en aprovechar este conjunto de comportamientos altamente controlados, rígidos y maladaptativos.

Otras escalas de la misión se cargaron en escalas PiCD de manera que sugirieron una mayor superposición empírica. Por ejemplo, un factor PiCD denominado “afectividad negativa” incluía medidas de ansiedaddepresión y volatilidad emocional de la misión. Un factor PiCD que producía “desapego” tenía relación con las medidas de sociabilidad, asertividad y nivel de energía de la misión (negativamente). El cuarto factor del PiCD, “disocialidad”, incluía las escalas de compasión, confianza y respeto de la misión. Como pueden ver, el marco de cinco factores del CIE-11 se mantuvo y, con la excepción de anankastia, se mapeó en la bien considerada teoría de la personalidad normal del FFM.

Cómo usar estos hallazgos

La cualidad de la anankastia parece sobresalir por derecho propio, pero no existe independientemente de otros rasgos de personalidad. Una persona alta en esta cualidad puede tener otras cualidades adaptativas asociadas con su extrema rigidez y perfeccionismo. Además, la gente no es “anankástica” o no. Pueden tener diversos grados de esta calidad y, por extensión, potencialmente podrían subir y bajar la escala a través de intervenciones psicológicas dirigidas a esta característica maladaptativa de sus personalidades.

A un nivel más amplio, el estudio de Stricker et al. refuerza la importancia de pensar a las personas no como etiquetas de diagnóstico, sino en términos de sus fortalezas y debilidades de personalidad. Los intentos de alinear la misión y el CIE-11 tienen la ventaja general de reducir la sobrecarga terminológica y mejorar la precisión de diagnóstico y la utilidad. Si tienes dificultades para separar a las personas en categorías, imagina cuánto más difícil es para un profesional de la salud mental afirmar con certeza que alguien con cinco de siete síntomas tiene una composición psicológica diferente a alguien que tiene cuatro de esos siete, más un quinto de otro conjunto de síntomas. El uso de rasgos de personalidad en lugar de categorías elimina este potencial de diagnóstico erróneo.

Para resumir, agregar la anankastia a tu lista existente de términos psicológicos podría muy bien resultar útil para entender las cualidades inadaptadas de las personas cuya rigidez y perfeccionismo no representan simplemente la escrupulosidad. En términos más generales, la investigación alemana muestra que pensar en las personas en términos de sus cualidades subyacentes en lugar de sus etiquetas externas puede ayudar a apreciar las muchas complejidades de la personalidad y sus trastornos.


PsicoTest