Test De Eneatipos – Eneagrama

$ 8,000.00

Categoría:

Descripción

Eneatipos

DESCRIPCION:

ILIMITADO EN USOS
ILIMITADO EN INSTALACIONES
TODO SE ENVIA POR EMAIL!!!!
EN FORMATO DIGITALIZADO
PLANTILLA AUTOMATIZADA EN EXCEL

Si bien cada uno de nosotros podemos considerarnos como un cóctel eneagramático o amalgama en el cual poseemos rasgos de todo el espectro del Eneagrama, también es cierto que en cada uno de nosotros hay una piedra angular, tendencia dominante o “piedra de toque” que determina nuestra cosmovisión o estrategia vital, es decir: para cada ser humano sobre el planeta existe un sólo Eneatipo básico, aunque lo exprese de manera muy particular y característica, de acuerdo a su respectiva individualidad.

Nuestro Eneatipo deviene entonces tanto en nuestro talón de Aquiles como en nuestro demonio particular y al mismo tiempo se convierte también en la arcilla a trabajar y en el escultor que la talla.

Las personas con un mismo estilo de personalidad comparten unas estructuras básicas y unos supuestos centrales; estrategias y referencias subyacentes. Sin embargo, cada uno de ellos vivirá y expresará su estilo del Eneagrama de forma única. Aunque aquellos del mismo tipo comparten una pérdida de la misma calidad esencial, cada individuo tiene su propia y única manifestación del tipo. Este sistema del Eneagrama está diseñado para honrar esta individualidad y reconocer que cada ser humano es único e irrepetible.

El Eneagrama hace un llamado a evitar el uso de la información con fines de control o de manipulación hacia los demás. No se trata de ganar poderío u obtener control sobre otros, sino de comprender nuevos puntos de vista, cómo difieren ellos de la forma en que vemos la vida, y las dificultades que ellos experimentan o evitan como resultado de ver el mundo en la forma como lo hacen, es decir: permitirle al otro que me muestre su “verdad”, acceder a otras formas de comprender el mundo que me rodea, completarme y verdaderamente poder “ponerme en los zapatos del otro”; además de descubrir la parcialidad de mi “mapa de la realidad”.

ADEMAS DEL SOF QUE GENERA EL INFORME 

AUTOMATICAMENTE

TAMBIEN VIENE CON 

UN MANUAL DE 300 HOJAS SOBRE

LOS ENEATIPOS…!!!!!

A pesar de su aspecto por ese curioso símbolo que recuerda a los dibujos esotéricos de la cábala, la numerología o las cartas astrales aquí nos encontramos con el desarrollo de una teoría del siempre discutible y relativo campo de la psicología, así que nada de numerología, nada de fechas de nacimiento y nada de movimientos astrales, nada de tirar los dados ni simbolismos ocultos, ni nada de anticipar el futuro, hablamos de algo tan simple y habitualmente despreciado como el conocimiento de uno mismo, lo más difícil que hay en esta vida.

Esta teoría es desarrollada en este libro de forma bastante exhaustiva, lógica y “creible”, hay muchos libros sobre el tema pero este está a años luz del resto, también hay mucha información en Internet disponible para todo aquel que quiera informarse bien. Básicamente se subdividen los infinitos tipos de personalidad existentes en nueve grandes grupos, representados simbólicamente con números, de ahí el nombre enea=nueve. Sin embargo no tiene nada que ver con la numerología y en vez de números se podía haber escogido otro símbolo cualquiera, esto es importante tenerlo en cuenta. En el libro se detalla en que consisten los elementos básicos de cada tipo de personalidad con sus virtudes, defectos, tendencias y el porqué de unos y de otros, no se deja nada al azar.

También se trata el tema de la relación entre los distintos tipos de personalidad, para mí es la parte más árida menos útil y más discutible, los nueve tipos están detallados al máximo, hay test de personalidad para ver a cual de ellos creemos pertenecer o cuanto menos a cual nos acercamos más, este es el primer paso, averiguar en que “tipo encajo”, aunque solo la lectura tranquila y reflexiva de las nueve tipologías nos puede proporcionar la clave porque los test solo son una ayuda aproximada, evidentemente hay que conocerse un poco a sí mismo para tener un punto de partida, pero el libro no se queda ahí.

Una vez identificado un tipo concreto con el que se tienen más afinidades viene lo mejor, porque en cada tipo existen varios niveles, unos medios o “normales”, otros especialmente buenos y otros insanos y desequilibrados. No existe un tipo mejor que otro pero si que es mejor identificarse con un nivel “sano” dentro de cualquiera de ellos que con otro “problemático”. El libro contiene además, y esto es lo bueno, claves para decir porque alguien puede comportarse de una determinada manera y la forma de “evolucionar” y de invertir el proceso descendente que nos lleva a “los infiernos” de los niveles inferiores… no es solamente una herramienta de autoconocimiento sino también, y es lo más importante de todo, de cambio, de ayuda para la superación personal… sin esto toda la teoría no tendría sentido.

También hay que tener en cuenta que nuestra personalidad evoluciona, no es algo estático, por tanto habrá momentos en los que nos sintamos identificados con un determinado comportamiento “insano” y habrá otros en los que nos veamos reflejados en un nivel superior de desarrollo humano, así como también hay características de tal o cual tipo porque nadie puede identificarse al 100% con uno determinado, en mi caso particular tras los test pensaba que mi personalidad se acercaba más al tipo 5 “el observador” que a ningún otro, pero tras una lectura más a conciencia me vi retratado en el tipo 9 “el pacificador” y también había elementos del 4 “el individualista” en mí. Da igual, porque será imposible para nadie no verse reflejado en aspectos aislados de cualquiera de los tipos y el libro no solo dice “esto es así” sino que se detiene continuamente en explicar “porqué”… en eso se diferencia de otros libros sobre el eneagrama.

Comprendernos mejor a nosotros mismos, a las personas que nos rodean, porque hacen lo que hacen y cual es la raiz de ese comportamiento, sea bueno o malo creo que es algo positivo ¿hasta que punto es una teoría “científica” o demostrable?, eso ya es más discutible, mi experiencia personal con la teoría psicológica expresada en este libro es que no hay que tomársela demasiado en serio ni seguirla al pié de la letra aunque nos puede proporcionar una buena herramienta para conocernos a nosotros mismos y reflexionar sobre muchas cosas.

Es fácil caer en la tentación de dedicarse tras su lectura a “etiquetar” a las personas, fulanito me parece que es un “uno”, menganita clava al tipo “cuatro”… eso puede ser divertido pero no es real, solo tu mismo y suponiendo que te conozcas mínimamente bien y con muchas reservas puedes afirmar “bueno creo que mi forma de ser se corresponde con tal o cual tipo”, y por supuesto siempre a rasgos generales. El libro lo veo especialmente más valioso cuando uno se ve identificado con un determinado comportamiento o forma de ser, tanto si es algo deseable o especialmente si es algo que no desearías ser… entonces la teoría puede explicarte el porqué de ese comportamiento, que carencias estás intentando suplir y como puedes actuar para evitarlo si ese es tu deseo… como herramienta y guía para la auto-superación y el perfeccionamiento como persona y ser humano lo veo cuanto menos interesante.

Lo mejor: Una completa cartografía de la psicología humana con muchas pistas para la superación personal y la comprensión tanto de nosotros mismos como de los demás, y ya se sabe que es más fácil amar aquello que se comprende. Si te gusta la psicología y el estudio de la naturaleza humana este es uno de esos libros que no puedes dejar de leer, te encantará tenlo por seguro.

Lo peor: Tomárselo como un juego, frivolizar y dedicarse a “catalogar” a otras personas cuando la razón de ser es el conocimiento de uno mismo, un error en el que es fácil caer “mea culpa”. Las tríadas, o relaciones inter-tipo, me parecen una bobada que no aportan nada significativo a esta teoría que por otra parte es muy discutible y hay que ver con toda la distancia del mundo en sus aspectos más “metafísicos”.

LOS 9 TIPOS PSICOLÓGICOS

TIPO 1: El Amante de la Razón

Alto Nivel de Funcionamiento
Los tipos 1 viven fuertemente la distinción entre el bien y el mal. De alguna forma, su visión de mundo les hace distinguir entre aquello que es correcto y aquello que no lo es. Ellos harán su mejor esfuerzo por estar del lado correcto. Intentan ser justos y dar a cada uno lo que corresponde. Son muy autodisciplinados y consideran como su deber el corregir y enmendar las faltas al orden de los demás. Son muy razonables y austeros, pudiendo convertirse en verdaderos ejemplos de vida.

Bajo Nivel de Funcionamiento
Su disciplina llevada al extremo les puede tornar muy rígidos e inflexibles. Pueden apartarse de la mirada comprensiva hacia los errores de los demás, convirtiéndose en personas juzgadoras y descalificadoras. Su excesiva orientación a la razón les vuelve fríos e impersonales. Su disgusto al ver que las cosas no marchan como debieran, les imprime una atmósfera interna de ira con el mundo y las personas. Pueden incluso dejar de ver sus propios defectos y apuntar solo a los demás.

TIPO 2: El Amante de las Relaciones
Alto Nivel de Funcionamiento
Los tipos 2 están fuertemente orientados a las personas. Están dispuestos a postergarse a sí mismos para ofrecer un servicio a quien lo requiere. Ponen especial énfasis en la forma en que se relacionan, les gusta ser cariñosos y amables. Están muy atentos a los demás, llegando a hacer de la empatía una forma de relación con el mundo. Son buenos consejeros y se alegran de la buena suerte de los otros. Les resulta muy fácil iniciar nuevas relaciones y hacer que los demás se sientan en confianza.

Bajo Nivel de Funcionamiento
Su excesiva preocupación por los demás puede alejarles de la propia mirada interna, tornándose autoaduladores e irracionalmente indulgentes con sus propias faltas. El deseo de atención de los demás les puede llevar a ser manipuladores, contentándose con muestras superficiales de afecto y atención. Pueden ser acartonadamente efusivos y falsos en sus expresiones de cariño. Pueden llegar a ser posesivos de las relaciones y a sentir muchos celos de cualquier expresión de afecto que no se dirija a ellos.

TIPO 3: El Amante del Triunfo
Alto Nivel de Funcionamiento
Los tipos 3 son tremendamente autoafirmativos. Están convencidos que el esfuerzo todo lo vence, y que por tanto, ellos podrán lograr lo que se propongan. Tienen energía para ser los primeros en aquello que se propongan. Están constantemente preguntándose que pueden superarse (¿En qué podría ser mejor?). Son muy buenos comunicadores y dominan particularmente el idioma de la diplomacia y la adecuación. Suelen tener grandes habilidades sociales y un alto nivel de inteligencia verbal.

Bajo Nivel de Funcionamiento
Su deseo incontenible de ser mejores, les puede llevar a confundir el ‘ser’ con el ‘parecer’; preocupándose desmedidamente por su imagen y sus apariencias, llegando a ser falsos y superficiales. Su excesivo pragmatismo les puede llevar a ser muy encantadores con las personas que le son ‘útiles’, y muy desconsiderados e incluso crueles con aquellos que no lo son. Su excesiva ambición les puede llevar a tomar atajos y saltarse normas. Su visión de mundo como una gran competencia les puede alejar de las demás personas haciéndoles infelices y solitarios. Y de tanto fingir, no saber lo que siente.

TIPO 4: El Amante de la DiferenciA

Alto Nivel de Funcionamiento
Los tipos 4 son esencialmente autopercatados. Su mirada interna les asegura la autenticidad, valor fundamental para los 4. La creatividad es una de sus grandes potencialidades. No tienen temor a probar nuevos caminos y su sentido de vida es la búsqueda de la belleza, la armonía, lo profundo y lo verdadero. Valoran a las demás personas y hacen lo posible por respetar sus diferencias. Pueden ser muy sensibles y llegan a desarrollar altos niveles de percepción de los demás, llegando a ser tremendamente intuitivos.

Bajo Nivel de Funcionamiento
Su exceso de sensibilidad los puede tornar melancólicos y retraídos. Su afán de ser auténticos les puede llevar a ser excéntricos o desadaptados. Y su búsqueda de la belleza puede llevarlos a ser muy poco prácticos, despreciando el esfuerzo y la disciplina de una rutina o un quehacer que resulte monótono.
Los tipos 4 pueden llegar a ser envidiosos de la “normalidad” de los demás, sintiendo que ellos no pueden tomar las cosas sino seria y gravemente. Puede resultarles muy incómodo el trabajo en una organización, llegando a ser disfuncionales.

TIPO 5: El Amante del Saber

Alto Nivel de Funcionamiento
Los tipos 5 tienen una especial ansia de conocimiento y de comprensión. Pueden ser tremendamente perceptivos y mentalmente inquietos. Tienen una mirada analítica acerca de cuanto los rodea, pudiendo ser notables especialistas en las materias que son de su interés. Son capaces de altos grados de concentración y dedicación frente a aquello en lo que han enfocado su afán investigador. Pueden hacer notables aportes a través de un paciente y muy serio trabajo de análisis del mundo y sus fenómenos.

Bajo Nivel de Funcionamiento
Los tipos 5 pueden llegar a tornarse muy solitarios e individualistas. Aquello que está fuera del control de su mente resulta una potencial amenaza, que les lleva a un retraimiento respecto del mundo y a una hostilidad respecto de las personas. Pueden tornarse severamente torpes en la interacción social y comenzar a distanciarse de quienes los rodean. Pueden llegar a ser muy reduccionistas respecto de su interpretación del mundo. Suelen volverse avaros y desconfiados.

TIPO 6: El Amante de la Lealtad

Alto Nivel de Funcionamiento
Los tipos 6 suelen ser afables, simpáticos, colaboradores, y nada amenazantes: quieren agradar a los demás. Poseen un alto sentido del deber y de la responsabilidad, estando dispuestos a los sacrificios que sean necesarios para rendir honor a un compromiso. La lealtad es un valor fundamental para ellos. Su atención está centrada tanto en la tarea como en las personas, y se esfuerza por cumplir en ambas dimensiones. Son perceptivos y observadores de los demás, transformándose en verdaderos ‘psicólogos amateur’. Suelen ser premiados y reconocidos por su comportamiento ejemplar.

Bajo Nivel de Funcionamiento
Su excesivo interés por agradar y hacer lo correcto les puede llevar a vivir una gran tensión y angustia por no poder cumplir con todo y todos. Suelen tornarse dubitativos y temerosos e incluso pueden llegar a manifestar reacciones exageradas frente a algunos problemas, sorprendiendo a su entorno cercano.
Pueden cambiar de estado de ánimo sorpresivamente y arrepentirse luego.
Los 6 en situaciones de alta exigencia pueden tornarse desconfiados de las intenciones de los demás. En su búsqueda de un referente de seguridad, los 6 pueden hacerse muy dependientes de otras personas.

TIPO 7: El Amante del Placer

Alto Nivel de Funcionamiento
Los tipos 7 están conectados con el agradecimiento vital. Les sorprenden las cosas más simples y son capaces de disfrutar con ellas. Infunden gran entusiasmo y alegría a sus círculos de influencia y pueden ser un motor que genere energía y haga entretenidas las tareas más burdas. Para ellos lo importante será la actitud positiva con que se enfrente la vida y sus sucesos.
Suelen ser extravertidos y multifacéticos, sorprendiendo siempre con sus gratas ocurrencias y su entusiasmo ilimitado. Viajeros entusiastas, les encanta la novedad y lo variado.

Bajo Nivel de Funcionamiento
Los tipos 7 pueden llegar a ser profundamente hedonistas. Pueden tornarse en extremo materialistas y superficiales, llegando a utilizar a las personas, sin contemplación alguna, para sus fines egoístas. Pueden ser muy hiperactivos y ruidosos, llegando a temer los momentos de silencio y soledad para no encontrarse consigo mismos. Suelen transformar su vida en una intensa carrera que tiene como meta huir del dolor y el sufrimiento. Pueden identificarse intensamente con su cuerpo y transformar la vida en una constante búsqueda de placer que jamás llega a satisfacerse.

TIPO 8: El Amante del Poder

Alto Nivel de Funcionamiento
Los tipos 8 son una enorme fuente de energía y de fuerza. Las tareas de alto impacto, quizás imposibles, son su especialidad. Con una enorme seguridad en sí mismos, entusiasman con su tremendo carisma y empujan hasta las cargas más pesadas. Son asertivos en su expresión y cuentan con una poderosa visión de futuro. Son luchadores y aventureros, llegando a convertirse en seductores líderes. Suelen inspirar confianza y admiración por su determinación y tenacidad.

Bajo Nivel de Funcionamiento
Los tipos 8 pueden llegar a ser muy autoritarios. Su absoluta convicción de ser poseedores de la fuerza y merecedores del poder, los puede convertir en seres avasalladores y crueles con los demás. Alejados de la culpa, ellos se sienten por sobre la moral convencional. Pueden ostentar una dureza infinita con sus enemigos, y en contraste, una gran benevolencia con sus seguidores. Sólo se sentirá horizontal con otros 8, aún cuando se trate de enemigos acérrimos. Pueden llegar a ser torpes debido a su arrogancia e imprudencia.

TIPO 9: El Amante de la Paz

Alto Nivel de Funcionamiento
Los tipos 9 irradian un profundo optimismo por la vida. Sabrán siempre encontrar lo positivo en todas las personas y situaciones, incluso en la adversidad. Pueden inspirar en los demás un legítimo encanto por la vida. Son tremendamente receptivos y grandes compañeros. La paciencia es un don fundamental para ellos, y suelen tener una mirada comprensiva para con todos y con todo. Su tranquilidad y su deseo de incluir y ser incluido, le permiten una mirada holística, integrativa y orientada a la síntesis. Pueden transformarse en grandes mediadores y pacificadores.

Bajo Nivel de Funcionamiento

Los tipos 9 pueden llegar a tornarse muy pasivos y holgazanes. Su flojera puede ser o bien física, o bien cognitiva o bien afectiva (anestesia emocional), con el factor común de restarles energía para lo que constituya su deber, su tarea o sus relaciones. Pueden hacer grandes esfuerzos por no ver los conflictos y no enfrentarlos, lo que les puede hacer sumamente negligentes. Pueden convertirse en personas muy desligadas en la relación con los demás y vivir como ‘sobre una nube’, que los separa del contacto con el mundo real y concreto.